¿A QUÉ INDUSTRIA REALMENTE 

PERTENCES?

¿Cual es realmente tu negocio? ¿Qué valor aportas a tus clientes? ¿Qué problema solucionas? ¿Vendes carros o estás en la industria del transporte? Muchas veces nos enfocamos en el producto que comercializamos, en vez de en el servicio que damos a los clientes. Para que no corras el riesgo de convertirte en una empresa obsoleta, te invitamos a leer esta publicación basada en el gran artículo de Theodore Levitt, Marketing Myopia.

 

El mensaje principal es muy claro: Debemos analizar realmente cual es nuestra industria, cuál es nuestra área de negocio. Olvidémonos del producto. Cuantas veces se escuchan en los medios acerca de nuevas industrias en boom, o industrias en crecimiento. Un sinnúmero de firmas entran al mercado, aprovechando la oportunidad, confiados en una serie de mitos acerca del crecimiento de la industria. La mayoría de ellas están destinadas a desaparecer.

 

Ejemplos, todos los que quieras. La grandes compañías de ferrocarriles en Estados Unidos desaparecieron por completo. No se dieron cuenta que su industria no era la de ferrocarriles, sino la del transporte. Si hubieran analizado a profundidad cómo generan valor a lo mejor hoy serían un conglomerado de transporte férreo, aéreo y terrestre. Si Hollywood hubiera identificado su industria como la del entretenimiento en vez del cine, a lo mejor hubieran evitado tantas veces que han estado al borde de la desaparición, y hoy tendrían una presencia importante en la televisión.

 

Cómo gerentes y emprendedores nos ponemos en riesgo de obsolescencia si creemos en alguno de los siguientes mitos:

 

Mito #1: El crecimiento constante de la población asegurará nuestro crecimiento.

 

Cuando estamos tan convencidos en el efecto del crecimiento de la industria dejamos de pensar de forma creativa acerca de nuestra propuesta de valor. Nos enfocamos en producir el producto de manera más eficiente en vez de mejorar el valor que nuestros productos entregan a los clientes.

 

Mito #2: No hay sustituto alguno para nuestro producto principal.

 

Pensar que nuestro producto no tiene rivales, convierte nuestras compañías en objetivos vulnerables de las innovaciones en industrias externas a la nuestras.

 

Mito #3: Podemos protegernos a través de la producción en masa.

 

Los beneficios que trae la producción en masa y las economías de escala, seducen nuestras ganas de incrementar las utilidades. Sin embargo, al enfocarnos en producción masiva nos concentramos en las necesidades de nuestra empresa y nuestro producto, olvidándonos de lo realmente importante, las necesidades del cliente.

 

Mito #4: Investigación y desarrollo van a asegurar nuestro crecimiento.

 

Cuando el departamento de R&D realiza productos o innovaciones excepcionales, nos sentimos tentados a organizar nuestra compañía alrededor de dichos productos en vez de alrededor del consumidor. Grave error.

 

Sin duda alguna son puntos que nos ponen a pensar acerca de nuestra empresa y futuro. Es importante sacar el espacio para dedicarse a pensar en éste tipo de planteamientos, los cuales pueden representar la sostenibilidad del negocio a largo plazo.

 

Espero sus opiniones!

 

Saludos,

 

Juan Felipe Castillo M.

ENVIAR

Gracias!

Haz llenado el formulario de manera correcta y tu mensaje ha sido enviado.

Te estaremos contactando muy pronto!

This field is required.

This field is required.

This field is required.

This field is required.

SEREMOS el mejor EQUIPO

Palma de CONOCIMIENTO

Email mensual con los mejores tips

ENVIAR

Gracias!

Haz llenado el formulario de manera correcta y tu mensaje ha sido enviado.

Te estaremos contactando muy pronto!

This field is required.

This field is required.

This field is required.

This field is required.