¿ERES EFECTIVO O ERES EFICIENTE?​

Aumentar la productividad ha sido un reto que ha estado presente en la vida de todos los emprendedores a lo largo de la historia. Si analizamos la vida y logros de diferentes líderes y empresarios, nos damos cuenta que los más exitosos siempre se han caracterizado por manejar niveles de productividad altísimos, alcanzando objetivos en una fracción del tiempo que le toma al resto de la comunidad.

 

¿Cómo logran algunas personas alcanzar niveles de producción exorbitantes cuando están limitados a las mismas 24 horas a las que estamos todos?

 

Una de las razones: Conocen la diferencia entre ser efectivos y ser eficientes. Y saben que el secreto esta en la efectividad.

 

¿Cuál es la diferencia?

 

Una definición práctica y concisa: Eficiente es hacer las cosas rápido. Efectivo es hacer las cosas importantes. 

 

La clave podría ser que los líderes más exitosos realizan un ejercicio de reflexión y priorización antes de empezar a trabajar. Un ejercicio sencillo que esta al alcance de todos. Cada mañana, cuando empiezas a trabajar, revisas email, tu lista de tareas y ¿empiezas como loco a correr el maratón de terminar lo que más puedas en un día? O te tomas el tiempo de pensar cuales son las labores más importantes. Cuales son las actividades que van a generar el mayor impacto. Recuerda que todos tenemos las mismas horas del día, asegúrate de ser parte del grupo que las usa sabiamente. 

 

Quisiera terminar compartiéndoles un par de tips que me han ayudado a convertirme en una líder más efectivo:

 

1. Escoge un método para priorizar tus tareas:

Hay un sinnúmero de métodos para asignar valor a tus obligaciones. Los hay porque todos funcionamos de manera diferente. Así que saca un tiempo para leer al respecto, escoge un método que se adapte a tu estilo de trabajo y empieza a ordenar tus obligaciones por impacto e importancia, no por gusto, no por antigüedad, mucho menos de forma aleatoria.

 

Personalmente me guío por el principio de Pareto (80/20) el cual estaré explicando más adelante, así como las recomendaciones de Stephen R. Covey en su libro Los 7 Hábitos de la gente altamente efectiva.

 

2. Define las tareas más importantes el día anterior y asigna las primeras horas del día para hacerlas:

La indecisión nos hace perder más tiempo del que creemos. El cerebro tiene un límite de decisiones que puede tomar en un día, no malgastes este cupo decidiendo que hacer en las mañanas. Decidir tu agenda el día anterior te va a ayudar a enfocarte en las tareas que escoge un líder efectivo.

 

Igualmente evita empezar el día revisando tu email. Empieza dedicando por lo menos una hora a esa tarea que ya has escogido el día anterior, de esta forma vas a evitar perder las valiosas horas de la mañana haciendo favores a otros colegas o perdiendo el tiempo siendo eficiente en tareas banales.

 

Si llevas un tiempo sintiendo que estas trabajando fuertemente pero tu volumen de producción no refleja ese esfuerzo, es tiempo de reflexionar. Si no entiendes como algunos de tus colegas alcanzan a realizar tantas actividades en un día, es tiempo de reflexionar. Si constantemente estas entregando trabajos tarde, o corriendo contra fechas de entrega, es tiempo de reflexionar. A lo mejor estas siendo un líder eficiente, mas no efectivo. Recuerda que no se trata de trabajar duro, se trata de trabajar inteligente.

 

 

Un abrazo,

 

Juan Felipe Castillo Madriñán

ENVIAR

Gracias!

Haz llenado el formulario de manera correcta y tu mensaje ha sido enviado.

Te estaremos contactando muy pronto!

This field is required.

This field is required.

This field is required.

This field is required.

SEREMOS el mejor EQUIPO

Palma de CONOCIMIENTO

Email mensual con los mejores tips

ENVIAR

Gracias!

Haz llenado el formulario de manera correcta y tu mensaje ha sido enviado.

Te estaremos contactando muy pronto!

This field is required.

This field is required.

This field is required.

This field is required.