No importa quien tenga la culpa, la responsabilidad siempre es tuya.

Hace un par de semanas subí en mi cuenta de instagram una foto con el libro The Subtle Art of Not Giving a Fuck, donde invitaba a comprarlo como un regalo que te cambiaría la vida. Tengo fama de exagerado pero inclusive así siento que me quede corto para describir el impacto que tuvo en mi leer este libro.

 

Entre las tantas reflexiones que hace el autor, está un capítulo dedicado a la diferencia entre culpa, y responsabilidad, que quiero compartir hoy. La primera no sirve de nada. La segunda lo es todo. La gran diferencia se haya en que culpa es cuestión del pasado, responsabilidad es del presente, y futuro. En el pasado no hay nada que hacer, el futuro está en nuestras manos.

 

Fue culpa del cliente porque empezó con la discusión.

 

Fue culpa de mi novia porque no confiaba en mi.

 

Fue culpa de mi socio porque no trabajaba con el mismo compromiso que yo.

 

Fue culpa de esa chismosa porque no paraba de meterse en mi vida.

 

Fue culpa de la economía del país, porque iba en declive.

 

Fue culpa del aguacero que cayó, porque me dejó encerrado.

 

Fue culpa de los trancones, la ciudad está imposible.

 

Fue culpa de mi jefe porque es un impaciente que me trató mal.

 

El problema con todas estas situaciones es que bajo esta mirada sentimos que fueron externas a nosotros, impuestas en nuestras vidas. De esta forma siempre pensaremos que se nos sale de las manos. Hasta que desgracia tan infinita la mía, dirán algunos. La culpa es de X, entonces no hay nada que hacer.

 

Sin embargo, un cambio de perspectiva es todo lo que necesitamos. Y empieza por asumir el 100% de la responsabilidad de absolutamente todo lo que nos pasa.

 

Sin excepciones.

 

Cuando asumimos que todo lo que pasa en nuestra vida es nuestra responsabilidad, no sólo asumiremos los retos y problemas con una actitud diferente, sino que veremos todo con la convicción de que la solución está en nuestras manos. Es mi responsabilidad estar aquí, es mi responsabilidad salir de aquí. Empiezas a vivir con más proactividad, buscando soluciones.

 

Siendo así, es mi responsabilidad no reaccionar ante la actitud impaciente del cliente.

 

Es mi responsabilidad que la relación terminó porque no le di a mi novia motivos para confiar en mi. ¿Qué hago para recuperarla, o para evitar que vuelva a pasar?

 

Es mi responsabilidad el inconveniente con mi socio porque no acordé con él que hacer en estas situaciones, ni le transmití ganas para comprometerse con el proyecto. ¿Que voy a hacer?

 

Es mi responsabilidad permitir que los chismes afecten mi vida. ¿O voy a permitir que cualquier opinión desinformada acabe con mis días?

 

Yo decidí montar mi empresa, yo decidí asumir los riesgos y es mi responsabilidad reaccionar ante los ciclos de la economía. ¿Que voy a hacer?

 

Soy el responsable de absolutamente todo lo que me pasa. Siempre está en mis manos decidir que permito que me afecte. Siempre está en mis manos decidir que voy a hacer. La única persona capaz de decidir que pienso y como reacciono soy yo. Convéncete de eso. Cuando lo hagas disfrutarás de una libertad y tranquilidad única.

 

UNA INVITACIÓN

 

¿Qué tal si durante esta semana que comienza asumes la responsabilidad del 100% de las situaciones en las que te encuentres?

 

Solo una semana, con una perspectiva diferente a la que has tenido toda tu vida. Culpa es la palabra prohibida. No se puede decir. No se puede pensar. Para mi solo leer la reflexión fue un baldado de agua fría. Un mes aplicándolo y siento que llevo una vida mucho más tranquila.

 

¿Qué esperas para intentarlo?

 

Mucho por ganar, absolutamente nada que perder.

 

Termino compartiéndo la reflexión que apareció, coincidencialmente, en mi diario estóico de hoy:

 

"Hoy no controlarás los eventos externos que sucedan. ¿Asusta? Un poco, pero se equilibra la balanza cuando vez que podemos controlar nuestra opinión acerca de esos eventos. Tu decides si son buenos o malos, si son justos o injustos. No controlas la situación, pero si controlas lo que piensas al respecto"

 

¡Feliz día!

 

Juan Felipe