El embudo de conversión

Cuatro maneras de leer esta guía.1. ¿Qué es un embudo de conversión?2. ¿Qué es una conversión?3. ¿Por qué es importante el embudo de conversión?4. Las etapas del embudo5. Descarga tu embudo6. [Video] ¿Cómo llenar la plantilla?7. ¿Y ahora qué?8. ¡Quiero que me llenen mi embudo!

Guías para Emprendedores

El embudo de conversión de los emprendedores.

Vamos al grano: El éxito de la publicidad digital efectiva y las ventas por internet radican en un seguimiento y análisis apropiado.

Sin embargo, el análisis digital se puede complicar muy rápido. Al tener tanto qué analizar los emprendedores no saben ni por dónde empezar y prefieren no hacer nada.


Por eso decidimos crear el embudo de conversión de los emprendedores. Es decir, la herramienta más fácil de llenar, para analizar y mejorar mi publicidad digital y ventas por internet.

Cuatro maneras de leer este artículo.


  • Si ya sabes qué es un embudo de conversión, y quieres descargar nuestra plantilla editable, haz click aquí.
  • Si quieres ver un video viéndome llenar la plantilla, haz click aquí.
  • Si ya eres emprendedor Palma de Web, omite todo esto y pídele ya tu embudo listo a tu diseñador líder.
  • Si no tienes ni idea qué es el embudo, estás buscando cómo vender más por internet y no tienes ni idea de qué hacer, ve por un tinto y leéte el cuento completo:


Siempre comparo la publicidad digital con volantear, entregar volantes/flyers en la calle, solo que en vez de entregárselos, por no decir tirárselos, a cualquier persona que pase por al frente tuyo…


  • Le ofreces el volante solo a las personas más propensas a estar interesadas en tu producto/servicio
  • Puedes medir cuántos recibieron el volante y cuántos siguieron derecho
  • Puedes saber cuántos botaron el volante a la basura, cuántos lo guardaron, y cuántos se lo entregaron a un amigo
  • Puedes saber cuántos llegaron a tu tienda por el volante
  • Puedes saber cuántos conocieron más de tu oferta y la rechazaron
  • Puedes saber cuántos vieron tu oferta y la compraron


Por primera vez en la historia un emprendedor puede tener acceso a tanta información.


¿Pero lo que parecía una bendición se convirtió en una maldición?

Es lo que siento cuando veo a un emprendedor, que por tener tantos datos disponibles, no sabe ni qué mirar y termina fijándose únicamente en los likes. 

Te entiendo. 

CPC, CTR, CPM, Impresiones, alcance, clics, clics únicos, clics en el enlace, clics totales, frecuencia, calificación del anuncio, reproducciones pre-roll, sesiones, usuarios, usuarios nuevos, porcentaje de rebote, tiempo en página, número de páginas vistas.


¿Quién no se abruma con tantos jeroglíficos?


Sin embargo, volviendo a la primera frase de este blog, el éxito de la publicidad digital efectiva y las ventas por internet radican en un seguimiento y análisis apropiado.


Sencillo, un análisis y seguimiento correcto de tu presencia digital aumenta las posibilidades de éxito de tu emprendimiento.


Te muestra el camino.


Por eso decidimos compartir el mejor embudo de conversión que un emprendedor pueda tener.


¿Qué lo hace el mejor? El que te arroje la información más importante con el mínimo esfuerzo. El embudo más fácil y simple del mundo. El embudo que no tiene pierde.


El embudo de conversión de los emprendedores.

Pero primero, ¿qué es un embudo de conversión?

Generar ventas online por medio de publicidad digital se trata de estimular a las personas y convencerlas a que tomen un camino que los lleve a comprar tus productos.


Ese camino se compone de:

  1. Capturar su distraída atención en redes sociales
  2. Llevarlos a tu página web
  3. Hacer que compren tu producto


El embudo de conversión es simplemente el nombre geek/técnico/profesional de ese camino y es útil porque te muestra en qué parte del camino se retiran.


Esas partes del camino se llaman etapas. En nuestro embudo tendrás dos (o tres) etapas. La primera, convertir personas distraídas en visitantes a tu página web. La segunda, convertir visitantes de tu página web, en clientes.


¡Profe, pero yo vi en internet un embudo que tenía 7 etapas! 


Sí, de acuerdo. En internet encontrarás embudos mucho más detallados, que en mi experiencia, por tener tanto nivel de detalle terminas sin usarlos y eso es lo que queremos evitar con el embudo de los emprendedores. Por eso el nuestro tiene máximo tres etapas.

Segundo, ¿qué es una conversión?

Es el número de veces que se cumplió tu objetivo, sobre (dividido) el número de veces en que lo intentaste:


Conversión = # de éxitos / # de intentos


Volviendo al ejemplo de volantear, una conversión es cuántas veces te recibieron el volante sobre (divido) cuántas veces ofreciste el volante, entiéndase estiraste tu mano sonriendo a un desconocido.


La etapa #1 de nuestro embudo muestra cuántos clics hubo en tu publicidad sobre cuántas veces lo mostraste, en palabras cotidianas, la atención de cuántas personas logramos captar y meterlas en nuestro camino.


Para los matemáticos: 


Conversión en Publicidad Digital = # de clics / # de impresiones


La etapa #2 significa, cuántas visitas en tu tienda se convirtieron en ventas. Para dummies, cuántas personas de las que iniciaron el camino hacia comprar tu producto, lo terminaron, es decir, compraron.


Para nuestros emprendedores matemáticos:


Conversión de tu página web = # ventas / # de visitas a tu página web

Tercero, ¿por qué es importante el embudo de conversión?

Primero, porque te ayuda a comparar tu rendimiento con el promedio de la industria, el promedio nacional, y el promedio de emprendedores como tú. 


¿Quién no se muere por saber si su página es más efectiva que la del resto?


Segundo y más allá de nuestro espíritu competitivo, porque te muestra qué está fallando en tu camino hacia las ventas. Te muestra en qué momento los cibernautas distraídos (tus futuros clientes) se están desviando y volviendo al camino de los memes. 


Y esto es clave para saber si debes mejorar:

  • Tus anuncios
  • Tu página web
  • Tu producto
  • Tu presupuesto
  • Tu público


Pero sobre todas las cosas, porque es un indicador de ¡rentabilidad! 


El embudo de conversión te muestra:

  • Cuánto te cuesta captar la atención de un usuario
  • Cuánto te cuesta capturar sus datos
  • Cuánto te cuesta generar una visita a tu página web
  • Cuánto te cuesta generar una venta en tu página web


El embudo te muestra si es rentable vender tus productos por internet y, si no lo es todavía, te indica qué debes ajustar para lograrlo.



Por ejemplo, vamos al caso típico de Isabella, emprendedora que no se aguanta las ganas de hacer clic en el botón de “promocionar” en Instagram porque se supone que así aumentarán sus ventas.


Isabella no tiene embudo de conversión. Hace la promoción. Dos días de emoción máxima viendo cómo crecen sus likes. Días 3 y 4 empieza la duda porque ya me cansé de likes y nada de paletas.  Día 5 Facebook amablemente le cobra y se acabó la dicha. Un par de ventas, nah.


“Redes sociales no sirven para nada”, concluye Isabella, o peor aún, “me faltó invertir más, repitamos con el doble de presupuesto”. Ay Dios...


Ahora, vamos al caso de Palma Isabella, emprendedora que no se aguanta las ganas de hacer clic en el botón de promocionar en Instagram porque quiere evaluar su embudo de conversión.


Isabella hace su pauta, ve cómo crecen los likes, ve cómo suben sus visitas, y ve cómo suceden algunas ventas.


Isabella llena su embudo de conversión y se da cuenta que la conversión en la etapa #1 está muy bajita, muy poquitas personas de todas las que vieron los anuncios hicieron clic. Pero ve que la conversión en su etapa #2 está muy alta, las pocas que entran, realizan su compra.


¿Pasos a seguir? Hay que afinar los anuncios y su público escogido en redes porque están viendo los anuncios muchas personas a las que su producto les vale huevo o no capturó su atención.


Hora de probar otro tipo de anuncios y pulir la segmentación. La página va bien, nada de qué preocuparse. Su marca tiene potencial y sabe por dónde empezar a explotarlo.


Palma Isabella sigue repitiendo este proceso hasta llegar a los anuncios que mejor convierten, el público que más le interesa su producto y el diseño de página más fácil de usar. 


Palma Isabella lee este post feliz, viendo cómo su embudo la lleva a un negocio más rentable, imaginándose acostada en la playa, aunque realmente está encerrada por la cuarenta. 


El caso es que está feliz y relajada. Está mejorando.


Ha encontrado la manera de convertir personas distraídas en clientes.


Dejando el cuento a un lado, la clave de esto es que detrás de una venta en línea hay una serie de decisiones pequeñas que debe ir tomando tu futuro cliente: Pararte bolas, considerar tu producto, visitar tu página web, agregar tu producto al carrito y comprar. El embudo te ayuda a identificar cuáles está tomando con facilidad y cuáles no, para así saber cómo mejorar.

Cuarto, las etapas del embudo de conversión más fácil del mundo.

Primero, porque te ayuda a comparar tu rendimiento con el promedio de la industria, el promedio nacional, y el promedio de emprendedores como tú. 


¿Quién no se muere por saber si su página es más efectiva que la del resto?


Segundo y más allá de nuestro espíritu competitivo, porque te muestra qué está fallando en tu camino hacia las ventas. Te muestra en qué momento los cibernautas distraídos (tus futuros clientes) se están desviando y volviendo al camino de los memes. 


Y esto es clave para saber si debes mejorar:

  • Tus anuncios
  • Tu página web
  • Tu producto
  • Tu presupuesto
  • Tu público


Pero sobre todas las cosas, porque es un indicador de ¡rentabilidad! 


El embudo de conversión te muestra:

  • Cuánto te cuesta captar la atención de un usuario
  • Cuánto te cuesta capturar sus datos
  • Cuánto te cuesta generar una visita a tu página web
  • Cuánto te cuesta generar una venta en tu página web


El embudo te muestra si es rentable vender tus productos por internet y, si no lo es todavía, te indica qué debes ajustar para lograrlo.



Por ejemplo, vamos al caso típico de Isabella, emprendedora que no se aguanta las ganas de hacer clic en el botón de “promocionar” en Instagram porque se supone que así aumentarán sus ventas.


Isabella no tiene embudo de conversión. Hace la promoción. Dos días de emoción máxima viendo cómo crecen sus likes. Días 3 y 4 empieza la duda porque ya me cansé de likes y nada de paletas.  Día 5 Facebook amablemente le cobra y se acabó la dicha. Un par de ventas, nah.


“Redes sociales no sirven para nada”, concluye Isabella, o peor aún, “me faltó invertir más, repitamos con el doble de presupuesto”. Ay Dios...


Ahora, vamos al caso de Palma Isabella, emprendedora que no se aguanta las ganas de hacer clic en el botón de promocionar en Instagram porque quiere evaluar su embudo de conversión.


Isabella hace su pauta, ve cómo crecen los likes, ve cómo suben sus visitas, y ve cómo suceden algunas ventas.


Isabella llena su embudo de conversión y se da cuenta que la conversión en la etapa #1 está muy bajita, muy poquitas personas de todas las que vieron los anuncios hicieron clic. Pero ve que la conversión en su etapa #2 está muy alta, las pocas que entran, realizan su compra.


¿Pasos a seguir? Hay que afinar los anuncios y su público escogido en redes porque están viendo los anuncios muchas personas a las que su producto les vale huevo o no capturó su atención.


Hora de probar otro tipo de anuncios y pulir la segmentación. La página va bien, nada de qué preocuparse. Su marca tiene potencial y sabe por dónde empezar a explotarlo.


Palma Isabella sigue repitiendo este proceso hasta llegar a los anuncios que mejor convierten, el público que más le interesa su producto y el diseño de página más fácil de usar. 


Palma Isabella lee este post feliz, viendo cómo su embudo la lleva a un negocio más rentable, imaginándose acostada en la playa, aunque realmente está encerrada por la cuarenta. 


El caso es que está feliz y relajada. Está mejorando.


Ha encontrado la manera de convertir personas distraídas en clientes.


Dejando el cuento a un lado, la clave de esto es que detrás de una venta en línea hay una serie de decisiones pequeñas que debe ir tomando tu futuro cliente: Pararte bolas, considerar tu producto, visitar tu página web, agregar tu producto al carrito y comprar. El embudo te ayuda a identificar cuáles está tomando con facilidad y cuáles no, para así saber cómo mejorar.

Quinto, ¡descarga tu embudo!

Encuentra aquí la plantilla editable de Excel o Google Sheets para que llenes los datos con tu información.

Sexto, ¿cómo llenar el embudo?

He preparado este corto video donde voy paso a paso explicando cómo llenar el embudo con data real de un emprendedor Palma de Web.

Séptimo, ¿y ahora qué?

Con tu embudo lleno ya estás años luz adelante de tu competencia. No pares de actualizarlo. Es tu brújula. Tu norte. Es tu camino a un emprendimiento exitoso.


Y, si no eres emprendedor Palma de Web, tienes tres tareas:


  1. Debes ahora empezar a hacer ajustes y comparar resultados para ir mejorando la conversión por etapa de tu embudo, podrías: Probar otro estilo de anuncios, probar otros colores, probar otro público, re-diseñar tu página web.
  2. Profundizar en tu embudo: revisa si tus usuarios vuelven a tu página, revisa la cantidad de pedidos que se quedan en carritos abandonados, revisa el impacto de promociones y descuentos, explora nuevos nichos, complementa con campañas de email marketing.
  3. Debes dejarnos tus datos aquí, para que un comercial intenso te llame, te cuente las ventas que estamos generando con nuestro método de publicidad Palma Insignia a emprendedores cómo tú y no te aguantes las ganas de suscribirte a Palma de Web, la agencia de los emprendedores.


O si eres emprendedor Palma de Web, tienes una tarea:


  1. Llamar ya a tu diseñador líder, pedirle que te muestre tu embudo y te cuente qué ajustes estamos haciendo, sin costos adicionales, para mejorarlo.

Octavo, gracias pero quiero que ustedes me llenen el embudo.

Claro que sí, déjanos tus datos aquí para enviarte toda la información de nuestro taller de creación y análisis de embudos de conversión para emprendedores.